El futuro de la inteligencia artificial y la educación


Inteligencia artificial
 | Como ya hemos desarrollado en muchos de nuestros posts anteriores, no es ninguna novedad que la ciencia de datos, la inteligencia artificial, machine learning, deep learning y big data, entre otros, están revolucionando múltiples sectores de la economía.

La inteligencia artificial y las técnicas de machine learning pueden predecir un sinfín de cuestiones: a quién deberíamos tener como amigo en una red social o qué canción deberíamos escuchar, en función de nuestras elecciones previas, etc. Sin embargo, es importante profundizar un poco más el análisis y ver qué otras aplicaciones tienen estas tecnologías, por ejemplo, en el ámbito de la educación.

Si las computadoras con inteligencia artificial incorporan principios básicos de la educación, como aprendizaje, razonamiento y resolución de problemas, la fusión entre ambas debería ser natural.

Entonces, ¿cuáles podrían ser los usos concretos de la IA en el universo educativo? Repasemos a continuación alternativas de cuál podría ser su papel en el futuro de la enseñanza y cómo puede potenciarla.

Aprendizaje personalizado

Las técnicas de machine learning podrían identificar las necesidades educativas particulares de cada alumno dentro del aula y aprender sus patrones de comprensión: la forma en que responde y comprende los diferentes estilos de aprendizaje, el material y el ritmo en el que aprende, etc. Al comprender estos datos, se podrían planificar contenidos que maximicen el aprendizaje de cualquier estudiante. Por ejemplo, a través de las técnicas de machine learning puede concluirse que un alumno tiene dificultades para aprender un concepto de matemáticas; aunque también podría revelar que el alumno comprende el material y tiene mejores resultados cuando el tema se presenta visualmente. Su maestro bien podría, en ese caso, tomar esta información e implementar una metodología de enseñanza basada, por ejemplo, en videos y presentaciones para que el estudiante incorpore conceptos con mayor facilidad.

En conclusión, la IA y las técnicas de machine learning pueden detectar rápidamente cuestiones que a un docente le llevaría mucho más tiempo identificar. Estas detecciones podrían ayudar a evitar dificultades de aprendizaje, deserción, malos resultados académicos, etc.

Ayudando al maestro

Lo expuesto previamente muestra un modo en el cual la inteligencia artificial podría soportar una parte de la carga de un maestro, pero también puede acompañarlo de muchas otras maneras. Además de distinguir los patrones de aprendizaje para una mejor planificación de estudios para los estudiantes, también podría contribuir con algunas de las tareas rutinarias que consumen el tiempo de un maestro, como corregir y calificar exámenes.

AI puede crear y puntuar fácilmente cientos de exámenes multiple choice personalizados con suma precisión, tomándole mucho menos tiempo que a un docente, pudiendo éste último dedicar ese tiempo a cuestiones de mayor relevancia para el proceso de aprendizaje, como planificar, compartir con un alumno, preparar una clase, etc.

Son muchísimos los beneficios de incorporar IA y las técnicas de machine learning a la educación. Si bien es cierto que puede cambiar la esencia y las tareas habituales de un docente, con el nivel educativo de algunos países y regiones, cualquier innovación que busque contribuir a su mejoramiento, debería ser bienvenida.

La influencia de IA en la enseñanza puede ser tal que es posible que haya reticencias a esta transformación, pero será emocionante y motivador ver de qué manera influirá a mediano y largo plazo en la forma en la que los niños y jóvenes son formados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *